slide05.jpg

¿Y si dejamos de tenerle miedo a lo digital en la formación de los párvulos?

¿Y si dejamos de tenerle miedo a lo digital en la formación de los párvulos?

 

Columna de Sigal Szwekis, estudiante  de tercer año de Pedagogía en Educación Parvularia UC

¿Estamos entregando oportunidades óptimas para que los niños y niñas de nuestro país se puedan desempeñar de manera íntegra dentro de la sociedad en la cual estamos avanzando? ¿Cómo rompemos esquemas en cuanto a los avances tecnológicos dentro del aula si es que como docentes no estamos preparados para hacerlo?

Al revisar las distintas mallas curriculares de las universidades de Santiago de Chile que imparten la carrera de Educación de Párvulos, se puede observar que no existe una evidente hito formativo relacionado a la integración didáctica de las TIC en los procesos de enseñanza y aprendizaje durante la primera infancia. Poder integrar las TIC en las prácticas pedagógicas cotidianas, promueve que los niños y niñas de nuestro país se puedan adaptar a las necesidades y exigencias de la sociedad actual.  La integración de las TIC deben ser relevantes en la formación de profesores, ya que “ofrecen nuevas y amplias posibilidades en el diseño y proceso de propuestas de enseñanza-aprendizaje como parte integral de la educación, que implican la adopción de nuevas metodologías de enseñanza con el fin de potenciar el desarrollo cognitivo de los estudiantes” (Roig-Vila et al, 2015).  Un docente competente es aquel que posee conocimientos, actitudes y habilidades.  Es decir, si como docentes queremos empezar a implementar tecnologías en la sala de clases, es evidente que debemos dominar los conceptos básicos y aquellos conocimientos informáticos y tecnológicos (Gallego, 2010) para poder integrarlos de manera cotidiana y efectiva.   

Según el MINEDUC, se definen las habilidades TIC para el aprendizaje como “la capacidad de resolver problemas de información, comunicación y conocimiento, así como en dilemas legales, sociales y éticos en ambiente digital” (2013).  Analizando y entendiendo la Matriz de Habilidades TIC para el Aprendizaje (MINEDUC, 2013) cabe cuestionarse si como futuros docentes estamos preparados para poder desarrollar estas habilidades durante los procesos de enseñanza y aprendizaje de los niños y niñas.  Junto con lo anterior, cabe destacar que las universidades juegan un rol fundamental en la adquisición de competencias en el área de las TIC, pues las competencias tecnológicas que posea el futuro docente, deben dar crédito a lo aprendido en sus trayectorias formativas. Es decir ¿cómo implementar una metodología que promueve el desarrollo de en las habilidades TIC para el aprendizaje, si durante el currículo universitario, no se enseña cómo hacerlo?  Es necesario, comenzar un proceso paulatino en donde la finalidad sea llevar los procesos de enseñanza-aprendizaje hacia un modelo más flexible y ajustado a las nuevas necesidades que surgen en los centros educativos, pero también en los hogares en donde los avances tecnológicos e Internet están empujando a la educación del siglo XXI hacia un marco de innovación.

A modo personal, pienso que falta un largo recorrido para que seamos los educadores de párvulos quienes mediemos la integración de esta nuevas metodologías y prácticas digitales, donde se impulse un proceso de enseñanza-aprendizaje efectivo y significativo para los niños que nacen y crecen en una sociedad digital.  Es indispensable que desde este nivel educativo, impulsemos niños y niñas competentes y preparados para intervenir de manera eficaz en la nueva sociedad en la cual estamos viviendo.

 

 

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar